Hemoglobina glucosilada

Todo paciente diabético debe tener un control metabólico estricto para disminuir las complicaciones de la diabetes a mediano y largo plazo. Por tal motivo, la toma de la glucosa capilar es esencial en el cuidado. El paciente podrá conocer cómo se encuentra su glicemia de manera continua con esta toma de la glucosa capilar y así determinar la ingesta de alimentos o la administración de insulina.

Un gran porcentaje de los pacientes diabéticos se cuidan días previos a la toma de sus exámenes de control  periódico  provocando que  las cifras de glicemia sean más bajas de lo normal, desconociendo que existe una prueba para saber sus cifras promedio reales diarias. Esta prueba es la hemoglobina glucosilada.  

La toma de la hemoglobina glucosilada A1c (HbA1c) es una prueba muy valiosa en el control metabólico del paciente diabético. Se determina a partir de la vida media de las células rojas en la sangre, lo que quiere decir que nos provee de una manera proporcional la glucosa en sangre durante la vida media de las células rojas de la sangre que es de 90 días.  

La toma de la A1c es de suma importancia debido a que es la única manera de conocer si el paciente diabético lleva un control metabólico bueno o malo. Una persona no diabética tendrá una A1c entre 4 - 6%. En el caso de ser diabético con un buen control deberá tener por debajo de 8%; en caso de tener un excelente control, tendrá por debajo de 7% y podrá tener hasta valores normales; o sea, que entre más bajo sea, mucho mejor control se tendrá.

Tener valores normales o casi normales de A1c reducirá las complicaciones que todo paciente diabético puede llegar a tener, como es la insuficiencia renal, ceguera, neuropatía, enfermedad coronaria, etc. Es de suma importancia que el diabético sepa qué tan bien se encuentra en su tratamiento. Es necesario que el paciente tenga un gran conocimiento de su enfermedad para así poder llegar a tener un mejor control y mucho más, el personal médico y paramédico debe tener un gran conocimiento en los cuidados de estos pacientes para poder orientar al mismo, así como a su  familia para que sea un éxito el  cuidado de éste.

Todo personal de salud que se encuentre llevando a cabo los cuidados de un diabético, debe de conocer el control metabólico de cada paciente para determinar las posibles complicaciones que puede llegar a presentar. Esto conlleva una vez más en que el tratamiento de la diabetes es multidisciplinario y todo diabético debe  aprender a llevar una disciplina que le va a permitir llevar una mejor vida con la enfermedad. Debe tener un conocimiento extenso del cuidado y complicaciones que pudieran presentarse y así poder  detectarlas a tiempo. Claro está que siguiendo un control metabólico estricto y cuidados apropiados de su salud, retardará la aparición de dichas complicaciones.

Los estudios recientes han determinado que sólo un 50% de los pacientes diabéticos se les realiza la hemoglobina glucosilada. La misma debiera realizarse en un 100%. Es aconsejable que el paciente con diabetes tipo 1 se realice la determinación A1c  4 veces al año y el tipo ll realizarlo dos veces al año. Y si se encuentra en un mal control metabólico, las determinaciones deben ser más seguidas, sin importar el tipo de diabetes.

Los estudios recientes han determinado que sólo un 50% de los pacientes diabéticos se les realiza la hemoglobina glucosilada, la misma debería realizarse en un  100% de los pacientes.